Mindfulness en la Cerdanya, 23 y 24 de noviembre de 2019

De nuevo os invitamos a participar de dos días de Plena Consciencia (Mindfulness days) que estamos organitzando junto con el equipo de AUCER (Associación Universitaria de la Cerdanya).

Esta vez será el fin de semana del sábado 23 y domingo 24 de noviembre.

El sitio será en la escuela de Santa Cecilia de Bolvir. Detras del pavellón poliesportivo.

En breve os indicaremos, para los que no tenéis residencia en la Cerdanya, algunos hoteles de Puigcerdà cerca de la estación donde alojaros.

Seguramente tendrem algún sistema de transporte de la estación de Puigcerdá a Bolvir.

Para más información:

                http://www.aucer.org/?page_id=908

El 24 de octubre se abre el periodo de inscripciones. Rápido que las pazas son limitadas!

image001

gira 2016

En 2014 Nhat Hahn, que tiene ahora 92 años, sufrió un accidente vascular cerebral en Plum Village, el monasterio y centro de retiro situado en el sudoeste de Francia, que fundó en 1082 y que era también su domicilio. Aunque no pudo recuperar la palabra siguió estando presente en la Comunidad, usando su brazo izquierdo y sus expresiones faciales para comunicarse.

En octubre de 2018 sorprendió a sus discípulos al informarles de que le gustaría volver a Vietnam para pasar sus últimos días en el templo raíz de Tu Hieu en Hué, en el que se hizo monje a los 16 años.

Como escribía Liam Fitzpatrick en la revista Time, Thich Nhat Hahn fue exiliado de Vietnam por su activismo antibelicista en 1966, hasta que fue finalmente invitado  a volver en 2005. Pero su vuelta a su país natal es menos una reconciliación política que algo más profundo. Y contiene lecciones para todos nosotros sobre la manera de morir apaciblemente y de dejar marchar a las personas a las que amamos.

Cuando supe que Thich Nhat Hahn había vuelto a Vietnam quise saber más sobre esta decisión. Así que llamé al hermano Phap Dung, un discípulo y monje experimentado que ayuda a dirigir Plum Village en ausencia de su fundador. (Me reuní con Phap Dung en 2016, justo después de que Donald Trump ganara las elecciones presidenciales, para hablar sobre cómo podemos usar la plena conciencia en tiempos de conflicto.)

Nuestra conversación ha sido modificada para ganar claridad.

Eliza Barclay

Hábleme de la decisión de su maestro de volver a Vietnam y de cómo lo interpreta.

Phap Dung

Vuelve definitivamente a sus raíces.

Ha vuelto al lugar en el que se formó como monje. El mensaje transmitido por esta decisión es que no venimos de ninguna parte. Tenemos raíces. Tenemos ancestros. Formamos parte de un linaje o de un flujo. Considerarse como formando parte de una  corriente, de un linaje, es la enseñanza más profunda del budismo: el no yo. Estamos vacíos de un yo separado, y sin embargo estamos llenos de nuestros ancestros.

Ha puesto el acento en la tradición vietnamita del culto a los ancestros como práctica de nuestra comunidad. Culto significa aquí recordar. Para él, volver a Vietnam es subrayar que somos una corriente que se remonta a la época de Buda en la India, más allá incluso del Vietnam y de China.

Eliza Barclay

Así pues está reconectándose con la corriente que le ha precedido. Y esto sugiere que la comunidad más amplia que él ha construido está igualmente conectada a esa corriente. El río seguirá fluyendo después de él.

Phap Dung

Es como el círculo que dibuja a menudo con el pincel de caligrafía. Volvió a Vietnam después de 50 años de vida en Occidente. Cuando partió para defender la paz durante la guerra de Vietnam era el principio del círculo; lentamente se aventuró a otros países para enseñar. Y, siempre lentamente, volvió a Asia, a Indonesia, a Hong Kong, a China. Finalmente Vietnam se abrió para permitirle volver otras tres veces. Esta vuelta se parece ahora a cerrar el círculo.

Es también como si la llama de una vela fuera transmitida la vez siguiente a muchos otros, para que pudiéramos seguir viviendo, practicando y siguiendo su trabajo. Para mí, es así, como si la luz fuera encendida en cada uno de nosotros.

Eliza Barclay

¿Y en tanto que uno de sus principales monjes tiene usted el sentimiento de transmitir también la luz?

Phap Dung

Antes de encontrar a Thay en 1992 no vivía en plena conciencia. Trabajaba mucho y con ambición como arquitecto en Estados Unidos. Me enseñó a amar verdaderamente vivir el momento presente, es algo en lo que nos podemos entrenar.

Ahora que practico guardo la lámpara encendida y puedo igualmente compartir la práctica con otros. Ahora enseño y cuido de los monjes, de las monjas y de los amigos laicos que vienen a nuestra comunidad, como lo hacía nuestro maestro.

Eliza Barclay

Tiene pues 92 años y su salud es frágil, pero no está encamado. ¿Qué hace en Vietnam?

Phap Dung

Lo primero que hizo cuando llegó fue ir a la estupa (santuario) para encender una vela y tocar la tierra. Rendir homenaje de esta manera es un poco como conectarse directamente a la energía de los ancestros. Se puede tener tanta energía cuando uno se acuerda de su maestro.

No permanece sentado esperando. Hace lo mejor que puede para disfrutar del resto de su vida. Come regularmente. Ahora puede incluso beber té e invitar a sus estudiantes  a tomar uno con él. Y sus acciones son muy deliberadas. Un día, antes del año nuevo lunar, sus asistentes le llevaron a disfrutar del mercado de las flores. A la vuelta pidió a los que le rodeaban cambiar el rumbo e ir a algunos templos particulares. Al principio todo el mundo estaba confuso hasta que descubrieron que esos templos estaban afiliados a nuestra comunidad. Se acordaba del emplazamiento exacto de esos templos y de la dirección a seguir para ir a ellos. Sus asistentes comprendieron que deseaba visitar el templo de un monje que había vivido mucho tiempo en Plum Village en Francia; y otro en el que había estudiado cuando era un monje joven. Está claro que aunque físicamente está limitado y en silla de ruedas aún vive, haciendo lo que su cuerpo y su salud le permiten. Cada vez que está suficientemente bien se presenta en reuniones de la sangha, o en reuniones comunitarias, incluso si tiene nada que hacer allí. Para él la jubilación no existe.

Eliza Barclay

¿Pero ustedes están igualmente dejándole marchar, no?

Phap Dung

Por supuesto. El soltar es una de nuestras prácticas principales. Esto va parejo con el reconocimiento de la naturaleza impermanente de las cosas, del mundo y de nuestros seres cercanos.

Este periodo de transición es su última y la más profunda enseñanza que da a nuestra comunidad. Nos enseña cómo hacer la transición con elegancia, incluso después de un ataque y estando limitado físicamente. Disfruta aún de su día en toda ocasión.

Mi práctica es no esperar el momento en que rendirá su último aliento. Cada día practico de manera que le deje marchar, dejándole estar en mí, en mí y en cada una de mis respiraciones conscientes. Está vivo en mi aliento, en mi conciencia.

Al inspirar, respiro con mi maestro en mí; al espirar le veo sonreír en mí. Cuando damos un paso con suavidad le dejamos caminar con nosotros y le permitimos seguir nuestros pasos. Soltar, no es solamente soltar, es también dejar sitio en ti para tu maestro, dejarle vivir en ti y ver que es más que un simple cuerpo físico actualmente en Vietnam.

Eliza Barclay

¿Qué ha aprendido de su maestro sobre el hecho de morir?

Phap Dung

Existe la muerte en el sentido de dejar este cuerpo, soltar los sentimientos, las emociones, esas cosas que llamamos nuestra identidad, y practicar para dejarlas ir.

El problema es que no nos dejamos morir día tras día. En vez de eso nos atamos a ideas de unos acerca de los otros y sobre nosotros mismos. A veces es bueno, pero  otras esto daña nuestro crecimiento. Nos identificamos con una idea y nos encerramos en ella.

Soltar no es solamente una práctica para cuando tengamos 90 años, es una de las prácticas más elevadas. Esto nos puede llevar a la ecuanimidad, a un estado de libertad, una forma de paz. Despertarse cada día como si se tratara de renacer es ahora una práctica.

En la dimensión histórica practicamos para aceptar llegar a un punto en el que el cuerpo estará limitado y en el que estaremos enfermos. Existe el nacimiento, la vejez, la enfermedad y la muerte. ¿Cómo vamos afrontarlo?

Eliza Barclay

¿Cuáles son las enseñanzas más importantes del budismo sobre la muerte?

Phap Dung

Tenemos conciencia de que un día todos vamos a envejecer y morir, nuestras neuronas, nuestros brazos, nuestra carne y nuestros huesos. Pero si nuestra práctica y nuestra plena conciencia son suficientemente fuertes podemos mirar más allá del cuerpo que está muriendo y prestar atención al cuerpo espiritual. Nos continuamos en las consecuencias de nuestras palabras, de nuestros pensamientos y de nuestras acciones.  Estos tres aspectos del cuerpo, de la palabra y de la mente se continúan.

En el budismo llamamos esto la naturaleza de la ausencia de nacimiento y de muerte.

En la dimensión última hay una continuación. Podemos cultivar la conciencia de esta naturaleza de no nacimiento y no muerte, esta manera de vivir en la dimensión última; entonces lentamente nuestro miedo a la muerte disminuirá. Esta toma de conciencia nos ayuda igualmente a estar más atentos en nuestra vida cotidiana, a cuidar cada momento y cada cosa en nuestra vida.

Antes de caer enfermo una de las enseñanzas más poderosas que compartía con nosotros era la de no construirle una estupa (santuario para sus restos) y no poner sus cenizas en una urna para poder rezarle. Nos pidió encarecidamente no hacerlo. Voy a parafrasear su mensaje:

“Por favor, no construyáis una estupa para mí. Por favor, no pongáis mis cenizas en una urna, no me encerréis, no limitéis quién soy. Sé que será difícil para alguno de vosotros. Si, sin embargo, construís una estupa aseguraos de poner un epitafio que diga: “No estoy aquí.” Además podéis poner otro epitafio que declare: “No estoy fuera tampoco.”, y un tercero que afirme: “Si estoy en algún sitio, es en vuestra respiración consciente y en vuestros pasos apacibles.”

Retiro Viviendo en Armonía con la Comunidad Monástica de Plum Village – Mayo 2019

IMG-20190222-WA0003

Queridos amigos y amigas de la Sangha Española de la Comunidad de Thich Nhat Hanh, nos sentimos muy felices de anunciaros que 8 Monjes y Monjas de Plum Village nos visitan el próximo mes de mayo, para dar un Retiro.

Del 1 al 5 tendrá lugar el Retiro VIVIENDO EN ARMONÍA, para toda la sangha de habla hispana.

Este año se ha elegido un lugar en plena naturaleza, la antigua casa de espiritualidad “LA CONRERIA” en Tiana (Barcelona).
Un espacio propicio para descansar, sentirnos, regresar a nosotros mismos, darnos tiempo, compartir, estar en la naturaleza…

Disfrutaremos con ellos y con tu presencia, de Charlas del Dharma, meditaciones caminando en la naturaleza, comida vegetariana riquísima, en silencio y muchas prácticas que nos tocarán el corazón.

Te animamos a que lo formes parte de esta experiencia única. Plum Village viene a España !

Para realizar tu inscripción entra en: https://goo.gl/forms/zLFt28Ll0T9nS5cD3

Las plazas son limitadas
El Coste del Retiro es de 400 €. todo incluido.

Te esperamos !
Recibe un loto, y un soplo de brisa mediterránea

Thay y la sangha ante el Nuevo Año Lunar

2 de febrero de 2019

Querida y amada comunidad:

Nuestra sangha se alegra ante la llegada del Nuevo Año Lunar (Tết), con Thay presente en el templo matriz en Huế, Vietnam. Este es el primer Tết que Thay pasa en su tierra natal desde 2005, y el primero en Huế desde 1960. Ha disfrutado mucho de los preparativos para la fiesta dentro del templo y en los alrededores, de la tranquila luz y la atmósfera pacífica de los jardines mientras los jóvenes hermanos y hermanas limpian el altar y los pasillos, cocinan platos especiales que ofrecer a nuestros ancestros espirituales, decoran el templo con flores y ramas floridas para dar la bienvenida al Año Nuevo. Frente a la ventana de Thay se ha plantado un bello melocotonero, que ya muestra sus primeras delicadas flores rosadas, para que Thay disfrute de él mientras bebe su té.

Thay mirando un libro de pintura el miércoles 30 de enero (en la ventana se refleja el melocotonero en flor).

A pesar del clima frío y lluvioso, la salud de Thay se ha mantenido muy estable en las últimas semanas, y sigue recibiendo tratamiento y acupuntura orientales. Cuando las fuertes lluvias ofrecen un respiro, Thay sale en su silla de ruedas a disfrutar de los estanques y estupas del templo de origen, acompañado por sus discípulos. Aunque su cuerpo es frágil, la mente de Thay está aún muy lúcida. Hace poco aprovechamos un día despejado y soleado para llevar a Thay a Huế. Allí disfrutó del ambiente festivo del Año Nuevo, de los puestos del mercado de flores llenos de brillantes crisantemos y de los tradicionales ciruelos en flor (con las amarillas flores mai). Thay sorprendió a sus acompañantes al llevarlos a visitar dos templos con los que tiene una especial conexión, y una vez allí fue a presentar su respeto al altar de los ancestros. Aquella tarde, el clima era tan agradable y claro que Thay pudo salir y disfrutar visitando sus lugares favoritos en Từ Hiếu.

Thay visitando los jardines de Từ Hiếu el sábado 2 de febrero.

Durante las últimas semanas, practicantes laicos y monásticos de todo el mundo han venido a visitar el templo matriz de Từ Hiếu y la adyacente comunidad de hermanas en Diệu Trạm. Hay una hermosa y ligera atmósfera de serenidad y paz. A la comunidad le gusta practicar unida la meditación sentada, la comida consciente y la meditación caminando, consciente de la presencia tranquila de Thay en una cabaña cercana.

En cada celebración del Tết, Thay acostumbra a ofrecer un pareado para alentar la práctica de la comunidad y dar la bienvenida al Año Nuevo. Practicantes de todo el mundo podemos imprimir esas caligrafías y mostrarlas en el hogar o en el lugar de trabajo, para recordar nuestra aspiración. Esos versos invitan a la reflexión y proponen un sencillo acto que podemos realizar para alimentar el bienestar y la felicidad para el próximo año.

Este año, nuestra comunidad ofrece este pareado:

Armonía en nuestro hogar,
alegría en el mundo.

¿Hay algo que podamos hacer en este instante preciso para aumentar la armonía en nuestro hogar? Este hogar puede hallarse en nuestro corazón, en nuestro cuerpo, o en nuestro hogar físico y en las relaciones cercanas. Puede bastar con inspirar y espirar una sola vez de forma tranquila, o quizás una palabra o un gesto de bondad amorosa hacia quienes nos rodean.

Esta caligrafía nos plantea un reto: ¿tenemos fe en que puede haber alegría en el mundo en este mismo momento presente? ¿Podemos mirar con hondura y ver que la alegría comienza con la armonía interior? En sus últimos años de enseñanza, Thay siempre nos recordaba regresar a nosotros mismos, a nuestros seres queridos y a la Tierra. Y desde la base de esa sólida conexión, sabremos qué hacer y qué no hacer para ayudar en cada situación.

Si queremos que haya armonía en nuestra sociedad, en nuestra nación y en el mundo, necesitamos que haya armonía en nuestros corazones y hogares. La alegría está en hacer todo lo posible por cultivar la armonía, y tocar las maravillas de la vida que están disponibles para nosotros en este mismo instante: estos nuestros ojos, la presencia de un ser querido o una sencilla florecilla que surge como un milagro en nuestro camino. La paz y la alegría colectiva son posibles en cada pequeño momento de despertar. Como diría Thay: «No basta con sufrir». En medio de los desafíos a los que se enfrenta la humanidad y nuestro planeta, si no queremos evitar acabar exhaustos, debemos nutrir y fomentar nuestra paz y nuestra alegría.

En cada uno de nuestros centros, nuestro hogar espiritual en Europa, los Estados Unidos y Asia, así como en el templo de Từ Hiếu en Huế, este Año Nuevo Lunar se percibe una sensación de armonía y paz, sabiendo que Thay está en Vietnam, el origen de nuestra familia Plum Village. Es como el círculo caligráfico que le gusta dibujar a nuestro maestro. Inspira mientras traza la primera mitad del círculo y espira mientras traza la segunda mitad, completando el círculo con todo amor y cuidado.

Como parte de la celebración del Tết, la comunidad prepara los tradicionales pasteles de la tierra vietnamitas para ponerlos en el altar como expresión de nuestro amor y compromiso. Los hermanos y hermanas disfrutan de una velada festiva llena de canciones, música, hermandad y fraternidad mientras cocinan estos pasteles redondos de la tierra durante toda la noche en enormes ollas sobre hogueras a la luz de las estrellas. El nombre en vietnamita de estas ofrendas, pasteles de la tierra, es muy apropiado para nuestro tiempo y para la Madre Tierra. Representa nuestro voto de vivir simplemente y ayudar a disminuir el impacto humano sobre el medio ambiente.

Empaquetando y cocinando los pasteles de la tierra, y ofrenda sobre el altar de los ancestros.

El mes pasado, los discípulos de Thich Nhat Hanh han guiado retiros para cientos de maestros católicos en Uganda, África, una continuación del trabajo ecuménico de Thay y de su profunda aspiración para llevar la práctica de la plena conciencia a escuelas de todo el mundo. La semana pasada se inauguró en Bangkok una nueva apasionante exposición del excepcional arte caligráfico de Thich Nhat Hanh y de sus libros. La película Camina conmigo sigue llenando salas en ciudades de Francia y de todo el mundo, permitiendo a todos experimentar la meditación y la paz, aunque sea por un breve tiempo, en medio de sus atareadas vidas. A finales de primavera, la comunidad de Thay guiará retiros en los Estados Unidos, así como en Italia, Holanda, Bélgica, Irlanda, el Reino Unido, Alemania, Lituania y Palestina. Los monásticos de Plum Village en Asia irán a ofrecer sus enseñanzas en Japón, Corea, Indonesia y Taiwan.

Esperamos con ilusión acoger retiros para familias, emprendedores y jóvenes en nuestros centros en los Estados Unidos, Europa y Tailandia este verano. Pronto se abrirá el plazo de inscripción, y esperamos que muchos de ustedes tengan la oportunidad de unirse a nosotros para cultivar la sanación y el despertar colectivos junto con nuestra creciente comunidad y dar así continuidad a la vida de nuestro maestro y a sus enseñanzas.

Con amor y confianza,

Las monjas y monjes de Plum Village.

Si deseas recibir directamente en tu bandeja de entrada actualizaciones sobre Thay y noticias acerca de la comunidad que continúa su legado, puedes registrarte clicando aquí.

Las próximas actualizaciones se publicarán en plumvillage.org, langmai.org, Villagedespruniers.org y www.facebook.com/thichnhathanh, así como en thichnhathanhfoundation.org. Puedes tener la seguridad de que continuaremos informando a nuestra comunidad global de manera consciente y oportuna.

Fuente: plumvillage.org

Armonía en nuestro hogar / Alegría en el mundo

caligrafías 2019Las frases de práctica son unos pareados que tradicionalmente se escriben para el Año Nuevo Lunar (o Tết en vietnamita), que se celebran todos los años en Plum Village.

Nos hace felices publicar las nuevas frases de práctica de Plum Village para celebrar el próximo Año Nuevo Lunar del Cerdo. La frase es un regalo poético que podemos imprimir y poner en una pared como recordatorio para practicar la plena conciencia.

Se puede combinar el pareado con la respiración. Por ejemplo, podemos contemplar el primer verso, “Armonía en nuestro hogar” mientras inhalamos, y el segundo verso “Alegría en el mundo” mientras exhalamos. Estas palabras no son una mera declaración: son una aspiración de vida que deseamos alentar.

En los centros de práctica de Plum Village de todo el mundo, imprimimos estas caligrafías (manteniendo la forma de diamante), las pegamos en tarjetas de colores y las colocamos en los comedores, en las salas de meditación y en las habitaciones como preparativo para celebrar el Año Nuevo Lunar. Las colgamos (con la ayuda de un pequeño hilo de algodón) de ramas ya florecidas de membrilleros japoneses y ciruelos con las que alegramos nuestras habitaciones.

TetVersesMany_edited-1

Una antigua tradición renovada de forma creativa
Los pareados para el Año Nuevo son una antigua tradición en Oriente, especialmente en Vietnam y China. A menudo se escriben sobre papel rojo y se pegan en marcos de puertas, dinteles e incluso sobre las herramientas de labranza para invocar buena suerte el próximo año. Las caligrafías de maestros espirituales son especialmente populares. El pareado tradicional escrito en caracteres chinos es un arte magistral, una especie de profundo y conciso contrapunto en forma escrita.

Thay ha establecido la tradición de ofrecer a la sangha la caligrafía de un sencillo pareado en vísperas del Año Nuevo Lunar y así inspirar y nutrir nuestra práctica de plena conciencia. La innovación de Thay ha sido ofrecer el pareado en inglés, en francés y en vietnamita, en lugar de hacerlo en caracteres chinos. La comunidad de Plum Village es muy feliz por dar continuidad a esta hermosa tradición.

Te invitamos a unirte a nosotros en esta práctica. Puedes imprimir y colocar los pareados (en inglés, francés o vietnamita) en la nevera, sobre una puerta o cerca de los interruptores de la luz como un recordatorio de buen augurio. De esta forma, serás consciente de su mensaje y podrás cultivar tu frescura aplicándolo en la vida diaria. Puedes hacer volar tu creatividad y descubrir nuevos sitios y formas de publicar y practicar estas frases. Si las pones en el marco de la puerta de tu casa o en el espejo del baño, podrás verlas antes de iniciar un nuevo día.

En Plum Village, siempre colocamos los dos diamantes en pareja, uno cerca del otro (puede ser uno sobre otro o al lado del otro) generalmente en puertas, ventanas y paredes.

Esperamos que este nuevo pareado te brinde a ti y a tus seres queridos inspiración y nutrición para el Año Nuevo. Este año la caligrafía es del maestro thay Phap Huu.

Descargar PDF de los versos en diversos tamaños:

¿Dónde está Thay?

23 de diciembre de 2018

Querida amada comunidad:

Nuestro querido maestro está desde hace dos meses en nuestro templo matriz de Từ Hiếu, acompañado de varios de los más veteranos monásticos, como la hermana Chan Khong, el hermano Phap An y un equipo de asistentes monásticos. Thay está bien, sus ojos siguen tan brillantes y lúcidos como siempre. Visita la tumba de su maestro todos los días, a veces tres veces en un mismo día, e incluso aunque arrecie la lluvia. Sale a menudo a disfrutar de los jardines del templo matriz, visita el Estanque de la Media Luna, recorre todos los senderos que rodean los bosques de bambú y el pozo donde, siendo novicio, se lavaba los pies después de cuidar de los búfalos. Ha sido maravilloso ver a tanta gente visitar Hue para estar cerca de Thay, disfrutar del templo matriz y rendir homenaje a nuestros ancestros espirituales.

El regreso de Thay a Từ Hiếu ha sido una campana de plena conciencia que nos recuerda a todos lo valioso que es pertenecer a un linaje espiritual de raíces profundas. Si hemos asistido a un retiro, hemos leído uno de los libros de Thay o hemos escuchado una de sus charlas, y nos hemos sentido conmovidos por sus enseñanzas, estamos conectados con esta corriente ancestral de sabiduría y compasión. A lo largo de su carrera docente, Thay ha abierto la puerta del Dharma que nos conecta con nuestros antepasados como una manera de practicar de forma tangible las enseñanzas de Buda sobre el el no yo y de vernos a nosotros mismos como una continuación y no como una entidad independiente.

Conectar con nuestro verdadero hogar

En esta temporada de vacaciones, tenemos la oportunidad de regresar a nuestras raíces, de estar con nuestros seres queridos y tomarnos un tiempo para regresar a nosotros mismos. Sabemos que, dondequiera que estemos, podemos contar con un hogar espiritual verdadero en el que refugiarnos gracias a la respiración y a los pasos conscientes, gracias a la conciencia y el cuidado del cuerpo y a una conexión con nuestra comunidad de compañeros practicantes.

Como Thay solía recordarnos, el mayor regalo que podemos ofrecer a los demás y a nosotros mismos es nuestra verdadera presencia. Regresar a casa es estar presente. Inhalar y exhalar con la energía de la plena conciencia basta para establecernos en el momento presente, justo donde estamos, con las personas que nos rodean, ya estén alegres y festivas, o se enfrenten a desafíos, soledad y tristeza. Con nuestra respiración consciente, podemos estar realmente presentes con lo que sea que surja en nosotros mismos y en nuestros seres queridos. Simplemente estar presente con compasión, cuidado y escucha profunda es suficiente para cambiar una situación y brindar alivio.

¿Dónde está Thay?

Mirando profundamente con los ojos de la ausencia de signo, podemos ver que Thay no está únicamente en Vietnam. Thay está totalmente presente en nosotros mientras disfrutamos de una comida con nuestros seres queridos, sabiendo que es un momento precioso. Thay está sentado a nuestro lado mientras respiramos relajadamente y esperamos en nuestro automóvil ante un semáforo. En una ciudad, en una aldea remota o actuando en defensa del clima y la justicia social, donde quiera que sea que practiquemos, nuestro maestro también estará allí con nosotros. Thay está presente cuando podemos hacer una pausa y disfrutar de las maravillas de la vida y cuando podemos resistir la prisa, la confusión y el ruido de la sociedad moderna. Thay está en nuestra comunidad siempre que cualquiera de sus discípulos, laicos y monásticos practica el caminar consciente, respirar, escuchar y comprometerse.

Sabemos que nuestro planeta se enfrenta a grandes desafíos a causa de la destrucción ambiental, el cambio climático y la extinción de especies. Nuestra familia humana está experimentando una profunda inestabilidad política, gran agitación social, una violencia continua y largos desplazamientos. Cuando reflexionamos sobre el año pasado como practicantes, nos preguntamos: ¿Qué podemos hacer para ayudar? Como individuos y como comunidades conscientes, ¿cuál es nuestra mejor contribución al despertar colectivo? ¿Dónde podemos encontrar un verdadero refugio para nosotros mismos y para los demás?

Las indicaciones de Thay son claras:

Tomar refugio, en primer lugar, es refugiarse en nuestra isla interior y luego en la isla de la sangha. Estas islas son comunidades de resistencia. «Resistencia» no significa oponerse a los demás, significa protegernos, al igual que nos resguardamos en casa para protegernos de las inclemencias del tiempo. Nos resistimos a ser destruidos por la contaminación, el ruido, la infelicidad, las palabras duras y el comportamiento negativo de la sociedad. Si no sabemos cómo cuidarnos, podemos salir heridos y no ser capaces de ayudar a los demás. Si nos unimos a otros para construir una sangha que pueda nutrirnos y protegernos y así resistir a la capacidad destructiva de la sociedad, podremos regresar a casa. Hace muchos años, propuse que los activistas por la paz en Occidente estableciesen comunidades de resistencia. Una verdadera sangha es siempre terapéutica. Volver a nuestro propio cuerpo y mente ya es volver a nuestras raíces, a nuestro verdadero hogar, a nuestro verdadero ser. Con el apoyo de una sangha, podemos hacerlo.

Thich Nhat Hanh ((“Finding our True Heritage”)

El poder de las comunidades.

A nivel internacional, nuestra comunidad de resistencia se está fortaleciendo y se está convirtiendo en un refugio estable para muchas personas en todos los ámbitos de la vida. Como sangha, estamos practicando para avanzar con cada respiración, con cada paso, con cada persona, comenzando por nosotros mismos. Gracias al apoyo del grupo, podemos reconocer, abrazar y transformar lo que surge en nosotros, y así poder ver claramente qué hacer y qué no hacer para ayudar en una situación. Ahora existen más de 1.500 sanghas locales, y cada semana se forman nuevas sanghas en todo el mundo. Existe la Earth Holder Sangha, la sangha ARISE Sangha, el movimiento Wake Up movement de jóvenes y la red de escuelas Wake Up Schools network que fomenta la plena conciencia en la educación. Cada año, decenas de hombres y mujeres jóvenes de diferentes nacionalidades se ordenan como hermanos y hermanas monásticos. Nuestra creciente comunidad cuenta ya con más de 100.000 personas en todo el mundo que cada año nos acompañan en retiros, charlas públicas y talleres de plena conciencia. En noviembre se inauguró el nuevo monasterioHealing Spring Monastery en los alrededores de París, que ofrecerá un refugio pacífico a muchos parisinos en esta temporada de vacaciones. Este otoño, nuestros hermanos y hermanas monásticos en Plum Village se unieron para profundizar nuestros cantos en inglés y francés, y su fruto es el nuevo CD Chanting as a River.«Resistiremos» juntos como una familia espiritual trayendo frescura donde haya contaminación, serenidad donde haya ruido, amabilidad donde reine la crudeza y semillas de paz donde haya odio.

¿Será nuevo tu Año Nuevo?

El Año Nuevo 2019 es una oportunidad para reflexionar sobre las formas en que podemos resistir con el fin de garantizar un mejor futuro para nosotros mismos, para nuestra comunidad y para nuestro planeta. Asegurarnos de que el Año Nuevo sea realmente nuevo requerirá que seamos valientes al hacer cambios en nuestra vida. Podemos resistir tomando una resolución clara y compasiva de practicar todos los días, transformando las energías de hábito o llevando nuestra vida hacia una nueva dirección, incluso con pequeños cambios.

En octubre, una nueva investigación científica abogó un cambio hacia una dieta sin carne ni productos lácteos, hacia alimentos basados en vegetales, menos extractores de recursos. Podemos comprometernos a tomar alimentos vegetales algunos días de la semana. Podemos encontrar maneras de comer alimentos locales, de temporada y ecológicos; y podemos quizá pedir a nuestro restaurante local que ofrezca más opciones veganas o vegetarianas. Podemos hacer otras elecciones de consumo que reduzcan el daño a nuestro planeta. Por ejemplo, comprometerse a no comprar más prendas de vestir para el próximo año, observar nuestro armario y preguntarnos: ¿Realmente necesitamos otro suéter o un nuevo par de zapatos? En este tipo de resistencia no hay ninguna corporación, ningún político y ninguna política a la que oponerse o contra la que rebelarse. Todo se reduce a nuestra elección consciente y libre de cambiar la forma en que consumimos, ya sea comida, combustible, energía u otros artículos provenientes de todo el mundo. Podemos tomar estas decisiones siguiendo el espíritu de los Catorce entrenamientos de la plena conciencia, con compasión y alegría, y sin juzgar a los demás ni imponer nuestros puntos de vista.

Visión colectiva

Cambiar la conciencia colectiva requerirá que nos reunamos, discutamos acciones e intercambiemos ideas en nuestras sanghas locales para encontrar formas de inspirar e impulsar el cambio. Como nos recordó la activista sueca Greta Thunberg, de 15 años, en la reciente conferencia sobre el clima en Polonia, no queremos robarles el futuro a nuestros hijos. Se deben hacer sacrificios, reducir las comodidades y cambiar los hábitos. Mirando profundamente juntos podemos seguir a nuestro maestro y encontrar maneras hábiles de apoyar nuevas fronteras de curación y compasión hacia nuestro planeta.

Querida comunidad, mientras escribimos este mensaje, los días se hacen más largos, la luz brilla con mayor intensidad en el hemisferio norte. Es una gran felicidad tenernos unos a otros, tener un hermoso camino que recorrer juntos. Dondequiera que estemos en esta temporada de vacaciones, no estamos solos. Tenemos un camino de práctica, tenemos una comunidad.

Os deseamos unas vacaciones tranquilas y cálidas.

Los hermanos y hermanas de Plum Village.